Cuando los cambios son para mejor…

La verdad es que hacía unos meses veía con mucho escepticismo los cambios que estaban implantando obligando a los usuarios de Arch Linux. A priori, no me gustaban nada, ya que mi sistema funcionaba correctamente. ¿Por qué tenía que cambiar cosas que iban estupendamente?

El primer escollo fue tener que cambiar mi otrora querido GRUB por otro gestor de arranque o bootloader. GRUB2 nunca me ha gustado , desde luego, no me parece ni mucho menos KISS. Así que me asaltaron bastantes dudas:

  • ¿Congelaba el paquete GRUB sin permitir que se actualizase más?
  • ¿Tragaba con GRUB2? Total, tampoco lo iba a tocar demasiado…
  • ¿Probaba Syslinux?

La primera alternativa no me gustaba nada. Precisamente una de las cosas que más me gustan de Arch es que sea rolling release y bleeding edge. Y bueno, la idea de congelar un paquete la vi muy poco coherente, la verdad.

La segunda opción era la que menos me gustaba de todos, puesto que como dije arriba, GRUB2 no me gusta nada. Así que de primeras quedó descartada.

¿Syslinux? Desconocía su funcionamiento, y lo veía algo feo. Pero tras leer un poco la wiki y ver sus configuraciones, decidí darle una oportunidad. En menos de dos minutos había migrado de GRUB a Syslinux, y aquello funcionaba bien y era simple. Empecé a ver con otra cara ese cambio, y a día de hoy no quiero volver a ver GRUB.

El segundo cambio grande era pasar a Systemd. ¿Qué era eso? Por más que leía wikis, noticias, comentarios en IRC… me aterraba. Estoy acostumbrado a funcionar de una manera con la que llevo muchos años, ¿y ahora estoy forzado a cambiarme? ¿Por qué no tener la libertad de elegir yo mismo?

Total que pensaba que esperaría hasta el último momento para hacer el cambio. Pero como por suerte, desde el seno de Arch han ido preparando poco a poco esa migración (ir separando el rc.conf, etc…), esta mañana me he atrevido, después de leer la fantástica guía que podéis encontrar aquí.

Y ¡EL RESULTADO NO PUEDE SER MÁS SATISFACTORIO!. No sólo no ha sido nada complicado, sino que ahora el arranque del sistema ¡VUELA!. Me queda hacerlo en algún equipo más, pero… larga vida a Systemd. 

 

2 thoughts on “Cuando los cambios son para mejor…

  1. Creo que es la apreciación de la mayoría, ese temor al cambio, en este caso particular hablando de systemd. Sólo es cuestión de atreverse y darse cuenta que un poco de cambio puede aportar un enorme beneficio.

    Y por cierto, muchas gracias por la referencia a mi tutorial.

    ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>